Perfil del conferenciante

Lyle Young, CSB  Accionar

Miembro del Cuerpo de Conferenciantes de la Ciencia Cristiana

Lyle Young, CSB

Información de contacto

Ottawa, Ontario, Canada
Teléfono: (613) 741-0039
Correo electrónico: lyoungcsb@rogers.com

Lyle Young conoció la Ciencia Cristiana cuando estudiaba en la universidad, a través de una Organización de la Ciencia Cristiana en el campus. Él sabía que el mundo necesitaba curación, deseaba formar parte de las soluciones a los problemas del mundo y sentía que la Ciencia Cristiana proporcionaba las herramientas espirituales para orar con eficacia y encontrar respuestas. Así que Lyle comenzó a tomar un periódico una vez a la semana y a orar por los problemas descritos en todos los artículos. Muy pronto comprendió que hacer esto solo una vez a la semana ¡no era suficiente! Comenzó a reservar primero dos noches a la semana, y luego tres para orar por los demás y por el mundo. Y, finalmente, dejó su programa universitario para dedicarse a tiempo completo a ayudar a otros a través de la oración como practicista de la Ciencia Cristiana.

Además de su ministerio de curación pública, Lyle también es maestro autorizado de Ciencia Cristiana para ayudar a otros a practicar de manera confiable este sistema de curación. Ha desempeñado diversas tareas para la Iglesia de Cristo, Científico (La Iglesia Madre), entre ellas, fue enlace legislativo y de los medios cuando era Comité de Publicación en Canadá; Primer Lector de La Iglesia Madre, conduciendo múltiples servicios religiosos semanales en inglés y español; miembro del Cuerpo de Conferenciantes de la Ciencia Cristiana, dando conferencias y talleres en 34 países; miembro de la Junta Directiva de la Ciencia Cristiana, órgano gobernante de la Iglesia; Secretario de La Iglesia Madre; y colaborador frecuente de las revistas publicadas por La Sociedad Editora de la Ciencia Cristiana.

Lo que motiva a Lyle es un amor profundo y desbordante: amor a Dios, a las ideas contenidas en la Biblia y en los escritos publicados de Mary Baker Eddy, y a toda la humanidad. Ese amor y afecto por la humanidad se expresa en un gran interés por las culturas, los idiomas, la historia, las artes y los deportes. Lyle corre y nada con regularidad, y también monta en bicicleta durante todo el año como otra parte de su apoyo al ambientalismo.

Lyle vive en Ottawa, Ontario, Canadá. Habiendo servido durante cinco años como Secretario-Tesorero del Multifaith Council on Spiritual and Religious Care [Consejo Multireligioso sobre el Cuidado Espiritual y Religioso] de Ontario, se siente cómodo con personas de una amplia variedad de expresiones de fe, tanto cristianas como no cristianas.

Lyle está disponible para dar conferencias en inglés, francés, español, portugués y holandés.


Títulos de las conferencias disponibles

La Ciencia Cristiana: una visión más clara de ti mismo

¿Quiénes somos realmente? ¿Usted, yo y toda la humanidad? La salud, armonía y alegría que experimentamos en la vida depende de nuestra respuesta a esta pregunta.

Mary Baker Eddy, quien fundó la iglesia de la Ciencia Cristiana, tuvo una profunda percepción de la naturaleza de Dios como Amor infinito. Ella percibió que Dios es la única sustancia, inteligencia y Vida del universo, sin la oposición que normalmente se le atribuye a la oscuridad o al mal. Además, la señora Eddy se dio cuenta de que esta era la base de las obras de curación de Jesús.

Esto es revolucionario. Mary Baker Eddy no dijo que el conflicto, la lucha y la enfermedad existen como realidades inevitables y que, además, también está el amor de Dios. Más bien, vio el Amor infinito y la creación genuina como la expresión espiritual perfecta de este Amor, en lugar de la existencia imperfecta y material que normalmente suponemos que nos define de manera inevitable. Para la señora Eddy, el Amor infinito, al ser infinito, sencillamente excluye la posibilidad de cualquier otra cosa.

Una teología tan inusual podría haber terminado como una nota de pie de página de la historia, si no fuera porque la señora Eddy y sus estudiantes la usaron con valentía para revitalizar el cristianismo y su elemento perdido de curación. Desde entonces, unos 65,000 informes de curación se han verificado y publicado: curaciones de todo tipo, desde cáncer hasta SIDA y ceguera, desde drogadicción hasta fracturas de huesos.

Aquí tienen un ejemplo. Hace varias décadas, a una amiga mía le diagnosticaron un cáncer en el abdomen. Una cirugía exploratoria reveló muchos tumores. Aunque sus médicos no creían que ella pudiera vivir mucho más tiempo, le recomendaron una segunda operación para determinar el mejor tratamiento.

Mientras tanto, mi amiga estaba orando con una practicista de la Ciencia Cristiana. Ella comenzó a comprenderse a sí misma no como total o parcialmente material, dependiente de sus genes o su infancia, o de la cirugía o la quimioterapia, sino como puramente espiritual, parte de la creación espiritual perfecta mencionada anteriormente.

A petición de su marido, mi amiga programó la segunda cirugía. Después, el cirujano declaró, en sus propias palabras, que ella estaba “limpia como un bebé”.

En la medida en que aceptamos nuestra identidad como puramente espiritual, sabiendo que cada uno de nosotros brilla, ahora y eternamente, como una expresión única de Amor infinito, experimentamos la curación. El resultado es bienestar, oportunidad, progreso espiritual y el grado más elevado de alegría.