Creencias y enseñanzas

Cuando se le preguntó a Mary Baker Eddy, la fundadora de la Ciencia Cristiana, si los Científicos Cristianos tenían algún credo religioso, ella respondió: “No lo tienen, si por ese término se quiere decir creencias doctrinales” (Ciencia y Salud con la Llave de las Escrituras, págs. 496-497). No obstante, ella proporcionó unos artículos de fe, o puntos clave, que resumen en forma concisa las enseñanzas de la Ciencia Cristiana. Los mismos tienen su fundamento en la Biblia.

Artículos de fe de la Ciencia Cristiana

  1. Como quienes se adhieren a la Verdad, tomamos la Palabra inspirada de la Biblia como nuestra guía suficiente hacia la Vida eterna.

  2. Reconocemos y adoramos a un solo Dios supremo e infinito. Reconocemos a Su Hijo, el Cristo único; el Espíritu Santo o Consolador divino; y al hombre a imagen y semejanza de Dios.

  3. Reconocemos el perdón del pecado por Dios en la destrucción del pecado y en la comprensión espiritual que echa fuera el mal como irreal. Pero la creencia en el pecado es castigada mientras dura la creencia.

  4. Reconocemos la expiación de Jesús como la evidencia del Amor divino y eficaz, que revela la unidad del hombre con Dios por medio de Cristo Jesús, el Mostrador del camino; y reconocemos que el hombre se salva mediante el Cristo, mediante la Verdad, la Vida y el Amor como fue demostrado por el Profeta galileo al sanar a los enfermos y vencer el pecado y la muerte.

  5. Reconocemos que la crucifixión de Jesús y su resurrección sirvieron para elevar la fe a la comprensión de la Vida eterna, o sea, la totalidad del Alma, el Espíritu, y la nada de la materia.

  6. Y solemnemente prometemos velar, y orar para que haya en nosotros aquella Mente que hubo también en Cristo Jesús; hacer con los demás lo que quisiéramos que ellos hicieran con nosotros; y ser misericordiosos, justos y puros.

¿Cómo puede ser Ciencia y Cristiana al mismo tiempo?

La Biblia dice que “Dios es amor” (1 Juan 4:16). El amor de Dios es el corazón de la Ciencia Cristiana. Mary Baker Eddy escribió que “el Amor divino es la sustancia de la Ciencia Cristiana, la base de su demostración, sí, su fundamento y superestructura”. Aquellos que la practican se esfuerzan por vivir el amor generoso, puro, compasivo y audaz que Cristo Jesús enseñó en su Sermón del Monte (Mateo 5–7). Esta es la esencia de su cristianismo.

La Ciencia Cristiana también es una ciencia porque se entiende que Dios es el Amor invariable: el Principio infinito que es constante, universal, inclusivo, eterno, el único poder verdadero y el origen de todo el bien. Explica las leyes espirituales del Amor que capacitaron a Jesús para sanar la enfermedad y el pecado. Esta Ciencia divina también responde nuestros interrogantes fundamentales sobre el mal, la realidad y la vida eterna. Y como la palabra ciencia implica, es confiable, constante y demostrable, trae curación a las personas y a la humanidad por medio de una comprensión más profunda de Dios.

Folleto: “¿Qué es la Ciencia Cristiana?”

Este nuevo folleto ofrece información básica sobre la teología y práctica de la Ciencia Cristiana, y las actividades de La Primera Iglesia de Cristo, Científico, y sus publicaciones.

Se puede descargar, imprimir y compartir con otros en 20 idiomas.


DESCARGAR YA