Mensaje de La Junta Directiva de la Ciencia Cristiana


Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, [para que seamos capaces]* también nosotros de consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios.
—2a Corintios 1:3, 4 (*según la versión King James de la Biblia)

Que la Biblia y el libro de texto de la Ciencia Cristiana prediquen el evangelio que sana al enfermo e ilumina el sentido que la gente tiene de la Ciencia Cristiana. Este ministerio, que responde a las necesidades físicas, morales y espirituales de la humanidad, en el nombre de Dios Todopoderoso, hablará la verdad que hoy, como antaño, se ha demostrado capaz de sanar tanto el pecado como la enfermedad.
—Mary Baker Eddy, La Primera Iglesia de Cristo, Científico y Miscelánea, pág. 147


Invitación a la Asamblea Anual 2019

Queridos amigos:

Después de un año y medio de visitar a nuestros miembros en 28 lugares en toda América del Norte y Europa, nos sentimos alentados porque muchos están haciendo inspiradoras preguntas acerca de la Iglesia, y progresando al responderlas. Por ejemplo: ¿qué es realmente esencial que haga nuestra iglesia? ¿Hay cosas que podemos dejar de hacer porque no son tan esenciales? ¿Cómo podemos sentir y expresar más amor como iglesia? ¿Cómo podemos aumentar el impacto sanador de nuestros servicios religiosos, Escuelas Dominicales, Salas de Lectura y conferencias para nuestra comunidad?

Invitación en video

Algunas de las preguntas más interesantes y esclarecedoras que consideramos juntos en varias reuniones fueron: “¿Qué se siente al sanar? ¿Qué ocurrió cuando la presencia del Cristo cambió el pensamiento o hizo percibir de manera diferente el poder del Amor divino para inspirar y restaurar?”. Después de reflexionar en oración, las respuestas que se compartieron serena y sinceramente, fueron manifestaciones genuinas del corazón. Fueron honestas. Fueron reales. Nos conmovieron. Hubieran conmovido a cualquiera.

Este deseo abnegado de ser una iglesia de sanadores conscientes muestra que la actividad del Cristo es lo que realmente está ocurriendo en el movimiento. Nuestra Guía señala claramente que nuestro propósito al trabajar juntos en la Iglesia es “que nos ayudemos mutuamente a encontrar los medios y arbitrios para socorrer a toda la familia humana” (Esc. Mis. 98:11).

Los argumentos de la gente sugerirían a muchos que la importancia de la Ciencia Cristiana está declinando debido a los avances en la ciencia médica y a la disminución del interés en la religión organizada en general. No obstante, nuestro Pastor eterno y probado por el tiempo nos guía constantemente a hacer nuevos descubrimientos del poder del Espíritu.

Las citas arriba mencionadas que apoyan nuestro tema para la Asamblea Anual 2019, “para que seamos capaces…”, confirman que Dios nos capacita hoy para sanar toda forma de sufrimiento humano, incluida la enfermedad, de una manera que los métodos materiales no pueden lograrlo nunca. Pero ¿estoy capacitado para hacer esto? ¿Estoy dispuesto a hacerlo? ¿Puedo ver y superar las distracciones y tentaciones de dudar de la poderosa disposición que el Amor divino tiene hacia cada uno de nosotros? ¿Está el menguado número de nuestros miembros, local y globalmente, listo para realizar la tarea que tenemos entre manos y la que yace por delante?

Esta Asamblea Anual estará dedicada a explorar respuestas a estas preguntas al escuchar, amar y vivir honestamente la Palabra. Los invitamos a unirse a nosotros, en persona o por Internet, para confirmar que todos somos innatamente capaces de vivir y compartir el espíritu del Cristo; de elevar y sanar a la humanidad.

La Junta Directiva de la Ciencia Cristiana
Rich Evans, Barbara Fife, Robin Hoagland, Scott Preller, Margaret Rogers