Perfil del conferenciante

Heloísa Gelber Rivas, CSB  Accionar

Miembro del Cuerpo de Conferenciantes de la Ciencia Cristiana

Heloísa Gelber Rivas, CSB

Información de contacto

Boston, Massachusetts, USA
Teléfono: (617) 838-5047
Correo electrónico: heloisagelberivas@gmail.com
Loading the player...

El Cuerpo de Conferenciantes de la Ciencia Cristiana ha solicitado a Heloísa Gelber Rivas que este año de conferencias (del 1° de julio de 2018 al 30 de junio de 2019) esté específicamente disponible para dar conferencias en español y en portugués auspiciadas en los Estados Unidos y en el exterior.

Ella escribió un artículo acerca de su enfoque respecto a las conferencias de este año, el cual será publicado en imprenta, formato de audio y en línea en el número de Septiembre de 2018 del Christian Science Journal, y en el de Noviembre de 2018 de las ediciones en español y portugués de El Heraldo de la Ciencia Cristiana. Haga clic en el enlace para leer el artículo ahora: ¡Una historia tan bella!

 

Educada en el seno de una familia donde se hablaban varios idiomas, Heloísa habla español, alemán, francés, inglés, italiano y portugués. Posteriormente, su facilidad para los idiomas le fue de gran ayuda en su carrera.

Graduada en Sociología y Política en la Universidad de San Pablo, Brasil, Heloísa empezó a trabajar como traductora para la Sociedad Editora de la Ciencia Cristiana, y se ocupó de todo el material que esa organización publicaba en Portugués, su lengua materna. Después de casada, acompañó a su marido, que era conferenciante y maestro de la Ciencia Cristiana, en viajes por todo el mundo. Luego de su fallecimiento, Heloísa siguió trabajando para La Iglesia Madre (La Primera Iglesia de Cristo, Científico, en Boston, Massachusetts, EUA.) Hoy ella misma es conferenciante y maestra.

Heloísa se dedica a la práctica de la Ciencia Cristiana desde 1988. Desde el 2000 hasta el 2002 fue Redactora Adjuncta de la Sociedad Editora de la Ciencia Cristiana y Chefe de Redacción de El Heraldo de la Ciencia Cristiana, una revista internacional publicada en 14 idiomas, y también participó como oradora invitada y como co-anfitriona en programas radiales de esa revista, en 4 idiomas.

Heloísa es miembro del Cuerpo de Conferenciantes desde 1999 y maestra de la Ciencia Cristiana desde el año 2000. En 2005, y por el término de un año, fue elegida Presidenta de La Iglesia Madre, La Primera Iglesia de Cristo, Científico, en Boston.

Como oradora que ha viajado por todo el mundo compartiendo ideas sobre cómo sanar por medio de la oración, Heloísa es motivada por un deseo profundo de ayudar a la humanidad. Su calidez y entusiasmo son evidentes en su manera de presentar sus conferencias, durante las cuales lleva al público presente a darse cuenta de cómo la oración mejora las condiciones de vida, en cualquier idioma.

Heloísa está disponible para hacer conferencias en español, alemán, francés, inglés y portugués.


Títulos de las conferencias disponibles

Extranjero, eres el huésped de Dios

Todos anhelamos un hogar, un lugar donde sentirnos seguros. A lo largo de la historia, y aun hoy en día, las migraciones entre continentes y culturas reflejan este profundo deseo de sentir una seguridad más perdurable y ser aceptado.
 
Hace muchos años, cuando era estudiante universitaria en Brasil, mi país de origen, trabajé con uno de mis profesores asignando terrenos a familias que habían huido de la extrema pobreza debida a décadas de sequía. Años más tarde, comencé a viajar con frecuencia, y vi gente en muchos lugares del mundo que buscaba con desesperación un lugar donde vivir en paz. Esto me hizo pensar mucho en qué es lo que nos puede ayudar a encontrar un hogar.
 
La Biblia me orientó. Por ejemplo, en el libro de los Salmos encontré una respuesta para esta ancestral búsqueda de hogar: “Señor, tú nos has sido refugio de generación en generación” (Salmos 90:1).
 
¿Qué significa encontrar nuestro refugio "en Dios", como dice la Biblia? Mi estudio de Ciencia y Salud con la Llave de las Escrituras de Mary Baker Eddy me ha abierto la Biblia, ayudándome a comprender más de la naturaleza de Dios y Su creación. Por ejemplo, he aprendido que, puesto que Dios es el Padre solícito, del todo amoroso, cada uno de nosotros debe tener asegurado un lugar, ahora y siempre. Y este lugar en la presencia de Dios es estable, seguro e inexpugnable.
 
Comprender la relación que tiene cada persona con Dios como Padre y Madre divino y tierno, me ha ayudado a entender que el hogar no es tanto una estructura o lugar físico, sino más bien un sentido cálido e inclusivo del cuidado de Dios que nunca puede perderse. Percibir esto más profundamente guía a todo aquel que necesita estabilidad o un mejor hogar a encontrar soluciones tangibles, a menudo inesperadas.
 
Saber que cada uno de nosotros, como "huéspedes de Dios", puede experimentar la expresión concreta de hogar, dondequiera que esté, repercute profundamente en el mundo. Esta conferencia de la Ciencia Cristiana lo invita a ofrecer sus propias oraciones a cualquiera que esté buscando un hogar, y a descubrir cómo esas oraciones pueden traer curación.

La salud es una realidad espiritual

¿Qué podemos hacer para mantener nuestra salud y nuestro cuerpo? Nuestra sociedad ofrece muchas formas de terapias y de mantener la salud. El gimnasio, el spa, clases de ejercicios, dietas y demás ocupan gran parte de nuestro pensamiento y de nuestro tiempo.
 
Este enfoque no es nuevo. Hace unos dos mil años, una de las culturas dominantes de la época —la cultura grecorromana— prestaba mucha atención a cultivar la salud del cuerpo y a acentuar la importancia de la belleza física. Así que, cuando Cristo Jesús apareció en escena, predicando una forma de existencia opuesta —una que no es terrenal, material o física y que, sin embargo, está llena de belleza y salud— su prédica no fue aceptada con facilidad.
 
No obstante, lo que el ejemplo de Jesús mostró acerca de la naturaleza de Dios y Su reino no solo tendría un efecto en las personas a las que sanó durante su ministerio. También restauraría la salud de aquellos que, siglos más tarde, aceptaron como un hecho que Dios es Espíritu, y que toda la existencia, por ser la semejanza de Dios, es puramente espiritual. Una de las seguidoras más recientes de Jesús fue Mary Baker Eddy, dedicada estudiante de la Biblia y fervorosa cristiana. Ella sintió que había descubierto las leyes divinas que gobiernan esta existencia, la realidad espiritual, las cuales ayudan a quienquiera a experimentar salud y armonía de la forma que Jesús mostró. Ella sanó a muchos, y explicó su descubrimiento en el libro Ciencia y Salud con la Llave de las Escrituras para que otros hicieran lo mismo.
 
Debido a que este libro de texto se centra en un enfoque espiritualmente científico de la salud, nos ayuda a descubrir que la salud confiable y la belleza verdadera se pueden mantener mediante la comprensión de la naturaleza del reino de Dios en y del Espíritu, aquí y ahora. Entonces descubrimos que la salud es parte natural de la espiritualidad genuina.

Ni joven ni viejo

Todos hemos visto niños que razonan inteligentemente, actúan con madurez y hasta tienen vislumbres de profunda inspiración que exceden por lejos su corta edad y experiencia. Conocemos adultos que hacen contribuciones significativas al mundo después de que se “retiran”, y otros que conservan su intelecto sólido y estilo de vida activo mucho más allá de lo que se espera de personas de su edad. ¿Cómo es esto posible?
 
Algunos atribuyen estas cosas a la fortuna, una buena educación, o la riqueza. Yo me pregunto si no habrá otra explicación: algo confiable, algo que todos nosotros ya poseemos y que nos capacita para sentir la certeza de la armonía y grandes posibilidades de experimentar el bien en nuestras vidas.
 
Considero que los ejemplos de la Biblia son muy útiles para vivir la vida de manera diferente, desde un punto de vista más espiritual. Hay muchos ejemplos bíblicos que muestran que Dios es nuestra fuente permanente del bien abundante que anhelamos, y que no depende de la edad ni de las experiencias de la vida. Ciencia y Salud con la Llave de las Escrituras, escrito por la descubridora de la Ciencia Cristiana, Mary Baker Eddy, explora las profundas lecciones de estos ejemplos bíblicos, especialmente de Cristo Jesús, y explica que se basan en leyes universales, que aún hoy se aplican eficazmente a nosotros.
 
Por eso esta conferencia desafía la suposición de que determinados estereotipos limitativos definen los distintos períodos de nuestras vidas. Y desarrolla la idea de que la riqueza de la experiencia y la actividad, la realización y la inspiración, y aun la curación, son posibles a cualquier edad, porque Dios nos conoce no como jóvenes o viejos, sino como completos y valiosos, en todo momento de nuestra vida.

Usted merece respecto