Las oraciones hacen una diferencia en nuestras relaciones

La base del amor que sentimos hacia toda la humanidad es el reconocimiento de que Dios es el único Padre. Él es Padre-Madre para toda Su creación. Dios es Amor y el hombre es el hijo de este Amor. El hombre es la expresión misma, la emanación del Amor. Ésta es su naturaleza, su propósito, su razón de existir. Por lo tanto, el propósito de nuestras relaciones humanas, es la de glorificar al Amor, dar evidencia de que el Amor es el único poder y la única presencia.

Del conflicto a la armonía en la iglesia-Nombre omitido

Del conflicto a la armonía en la iglesia-Nombre omitido

 Este bello artículo nos impulsa a cambiar nuestros pensamientos sobre el cuerpo de adoradores que forman parte de nuestras iglesias. Si la discordia aparece en nuestra iglesia, tenemos una decisión que tomar respecto al agua, o tipo de pensamiento, que traemos a nuestros esfuerzos por lavar y dejar limpios mediante la oración, nuestros pensamientos sobre el cuerpo de la iglesia. En resumen, debemos de dejar que el Amor divino lave y limpie nuestros pensamientos, y llene nuestros corazones con la verdad acerca de todos nosotros.

© Pierre Aden/EyeEm/Getty Images

¿Ponerse de acuerdo con el adversario?

¿Ponerse de acuerdo con el adversario?

La autora de este artículo señala que el adversario es cualquier pensamiento, palabra o acción desemejante a Dios que trate de parecernos real. Ella señala que para luchar de manera eficaz contra este adversario debemos llegar a estar absolutamente convencidos de que Dios mismo, el Espíritu, está presente y es poder. Con esta convicción podemos comprender y probar que, en realidad, no hay un poder malvado llamado adversario ni incluso en forma de enfermedad, discordia, escasez o pecado. Cuando realmente comprendamos esta verdad espiritual y nos aferremos a ella, sentiremos la presencia del Amor, Dios, llenando todo el espacio y gobernándolo todo.

© Jose Luis Pelaez Inc/Blend Images/Getty Images. Modelos para fines ilustrativos.

Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.

—Mateo 22:37-40 

El Amor es imparcial y universal en su adaptación y en sus dádivas. Es la fuente abierta que exclama: ‘¡Todos los sedientos, venid a las aguas!’

—Mary Baker Eddy, Ciencia y Salud con la Llave de las Escrituras, p. 13.

La oración trae curación y crecimiento espiritual

La oración trae curación y crecimiento espiritual

Este testimonio trae a luz la armoniosa relación entre Dios y el hombre.  La comprensión de la unidad con nuestro Padre-Madre Dios, ayudó a la autora a orar por su pequeño hijo. Ella sabía que al estar él unido a su Hacedor, podía solo experimentar armonía, paz y bienestar. El crecimiento espiritual de la madre y su deseo de comprender las leyes divinas, la ayudaron a armonizar también su propio pensamiento, fortaleciendo su confianza en el bien  y trayendo bendiciones para ella y su hijo. 

© Hero Images/Getty Images. Modelos para fines ilustrativos.

Tener fe

Tener fe

Tener fe. Monica B. Esefer Passaglia, CSB, de Caseros, Buenos Aires, Argentina