Las oraciones hacen una diferencia en el rol de la mujer y del hombre en nuestra Sociedad

El hombre y la mujer fueron creados a imagen y semejanza de Dios. Dios que es a la vez Padre y Madre, se expresa en hombres y mujeres, a través de hermosas cualidades masculinas y femeninas. Este hecho va mas allá de la emancipación de la mujer y la reclamación de sus derechos.  Sea que seamos hombres o mujeres, debemos esforzarnos por vernos como el reflejo consciente de todas las cualidades divinas, y saber que en la totalidad de este reflejo espiritual no estamos sujetos a restricciones por conceptos humanos.

La mujer está bendecida, no maldecida

La mujer está bendecida, no maldecida

Este bello artículo se enfoca en la verdadera femineidad de la mujer. Hoy en día, es sumamente necesario orar por la situación de las mujeres en el mundo. Las historias en las noticias ilustran vivamente esta necesidad: Predicciones negativas sobre la salud de las mujeres; discriminación en el lugar de trabajo; mujeres y niñas que sufren abuso, etc. La autora señala que una forma decisiva e importante de orar por estos desafíos es abrazar mentalmente la idea de la verdadera femineidad. 

© Jetta Productions/Blend Images/Getty Images. Modelo para fines ilustrativos.

Purifiquemos nuestra imagen de la femineidad

Purifiquemos nuestra imagen de la femineidad

El autor de este artículo hace una interesante reflexión sobre la importancia de ver a hombres y a mujeres gobernados por la ley suprema, el Amor. Especialmente a aquellos hombres y mujeres que viven en países donde hay violencia y escasez. El autor resalta la importancia de trabajar y de orar cada día por todos los hombres y las mujeres, para que así seamos mejores testigos de cómo Dios realmente nos ve-hechos a su imagen y semejanza- y unidos a nuestro Hacedor. 

© Granger Wootz/Blend Images/Getty Images. Modelos para fines ilustrativos.

Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas. .. Abre su boca con sabiduría, y la ley de clemencia está en su lengua. .. Engañosa es la gracia, y vana la hermosura; la mujer que teme a Jehová, ésa será alabada. Dadle del fruto de sus manos, y alábenla en las puertas sus hechos.

—Proverbios 31:10, 26, 30, 31

El hombre, hecho a Su semejanza, posee y refleja el señorío de Dios sobre toda la tierra. El hombre y la mujer, coexistentes y eternos con Dios, reflejan para siempre, en cualidad glorificada, al infinito Padre-Madre Dios.

—Mary Baker Eddy, Ciencia y Salud con la Llave de las Escrituras, p. 516.

Escuchar la voz de Dios trae curación

Escuchar la voz de Dios trae curación

Dios nos habla a cada momento y si permanecemos en silencio podemos escuchar su voz tranquila y callada. En verdad, no es una voz humana la que escuchamos cuando buscamos a Dios en oración, sino una sensación de paz y armonía que nos calma y nos lleva a tomar las decisiones correctas. La autora de este hermoso artículo relata cómo  en diferentes situaciones de su vida, más que todo cuando necesitaba encontrar curación o dirección, buscó escuchar la voz divina, y la encontró expresándose en soluciones inmediatas que respondieron a sus necesidades. 

© svjetlana/RooM/Getty Images

Sanada en la iglesia misma

Sanada en la iglesia misma

La autora encontró curación y consuelo al asisir a un servicio religioso de la Ciencia Cristiana. Al eschuchar la lección bíblica sintió que esta estaba respaldada por la autoridad del Cristo, y que todos que la escuchaban, podían sentir su presencia sanadora, actuando en la conciencia humana. Esta reflexión la liberó de cualquier malestar. 

© kadirdemir/iStock/Getty Images Plus. Modelo para fines ilustrativos.